dijous, 14 de maig de 2009

Belcebú


De cómo me quedé helado y atónito,
no lo quieras, lector, que no lo escribo,
porqué cualquier hablar poco sería.

Yo no morí, mas vivo no quedé:
piensa por ti, si algún ingenio tienes,
cual me puse, privado de ambas cosas.

El monarca del doloroso reino,
del hielo aquel sacaba el pecho afuera;
y más con un gigante me comparo,

que los gigantes con sus brazos hacen:
mira pues cuánto debe ser el todo
que a semejante parte corresponde.

Si igual de bello fue como ahora es feo,
y contra su hacedor alzó los ojos,
con razón de él nos viene cualquier luto.

¡Qué asombro tan enorme me produjo
cuando vi su cabeza con tres caras!
Una delante, que era toda roja:

las otras eran dos, a aquella unidas
por encima del uno y otro hombro,
y uníanse en el sitio de la cresta;

2 comentaris:

  1. Iep Xeisk!

    Que no presentem dijous sinó dimecres, bueno, t'acabo d'enviar un mail on t'ho explico, ja diràs alguna cosa.

    Ens veiem, que tinc ganes de veure els originals!

    ResponElimina
  2. aixo, hi han ganes de veureu sobre paper!!! tindries que pujarles menys grans tio, a 72pp i com a mol 20 cm d'alçada, ho dic perke son enormes!!

    lo que mola es el format aquest amb els versos a sota!!! salut boig!

    ResponElimina